Blog / 19 junio, 2015

Modas y modos de la educación

No es nueva esta película-documental. Han debido de pasar más de dos inviernos desde que la vi, me pareció entonces larga y reincidente, con algunas ideas que creo valiosas pero en absoluto reñidas o incompatibles con muchos aspectos de la docencia tradicional como (me dio la impresión) de alguna manera se intentaba de-mostrar. Es cierto que existen malas prácticas en la dirección y organización de centros o en las formas de trabajar y crear experiencias de los docentes, pero esto no debiera servir de argumentos para poner en duda la funcionalidad y el valor de algunos de los elementos y principios básicos de la educación y el aprendizaje con el que muchos hemos crecido y con los que se siguen educando niños y niñas en todos los países del globo. Eppur si muove…

Nunca sospeché hasta qué punto conceptos como estilos de aprendizaje, inteligencias múltiples o neuroeducación podían ser más cienciología que ciencia, más una religión disfrazada de falsa modernidad que robustos constructos psicológicos aplicados y útiles. Ante tanto relato con tan débil argumento, nunca me parecieron más necesarios mis buenxs maestrxs con toda su carga de cariño pero también de con-pre(n)sión y exigencia. Educar con el miedo del que transporta objetos delicados, con cuidado de no molestar, crecer sin dolor,… Nada tiene que ver la autocomplacencia con la felicidad y nunca la felicidad será un buen objetivo para lograr alumnxs o hijos felices, sino más bien ciudadanos enfermos de sí mismos.

Tal vez llegados a este punto, en el que “pareciera que la ignorancia se nos haya vuelto glamurosa“, sea buen momento para reivindicar el valor de los contenidos, de los conocimientos, del saber de los docentes y hasta de la exigencia de esfuerzo o la posibilidad de los suspensos como derrota memorable y consecuencia imprescindible para el aprendizaje.
Dentro de un escenario de amor incondicional (¡joder, somos sus madres y sus maestros!) quizás necesitemos una educación con más sentido común y con menos miedo.


Etiquetas:  aprendizaje educación inteligencias múltiples la educación prohibida neuroeducación pedagogía psicología

Manuel Calvillo
Manuel Calvillo

Psicólogo especialista en psicología clínica.
Formador y consultor relacional.





También te recomendamos




0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 3 =



Simple Share Buttons